Home » Exposiciones Recomendadas » Animales sagrados del antiguo Egipto

Animales sagrados del antiguo Egipto

El culto a los animales ha sido una práctica común en muchas culturas, pero en Egipto se mantuvo paralelamente al desarrollo de la civilización, y la mezcla de un sistema tan primitivo con creencias tan elevadas les parecía tan extraña a los griegos como nos parece a nosotros”  Flinders Petrie, egiptólogo.

En la mitología egipcia los animales eran entendidos como manifestación de arquetipos religiosos que hacían referencia a fuerzas muy sutiles de la naturaleza. Está en la base del politeísmo servirse de múltiples símbolos para expresar una verdad religiosa, son los prototipos de todo cuanto se encuentra en el Universo.

A lo largo de miles de años de mitología egipcia los animales no cambian, compartiendo la permanencia fundamental del universo y por ello mismo su elemento divino. El animal, como arquetipo, representa las capas profundas de lo inconsciente y del instinto, los principios y las fuerzas cósmicas, tanto materiales como espirituales. Una reminiscencia del animal sagrado de cada localidad en la prehistoria.

Los egipcios no idolatraban a los animales, sino que se los reverenciaba para poder conectarse a través de ellos con el mundo sobrenatural.

El pueblo se identificó de tal manera con ellos que finalmente los animales más importantes tuvieron un lugar predominante en el ceremonial oficial. Las inscripciones jeroglíficas no dicen mucho sobre el culto a los animales, lo que prueba que los sacerdotes tenían poco que ver con este legado de los ancestros.

El Museu Egipci presenta una muestra formada por más de 70 piezas originales de la colección de la Fundació Arqueològica Clos, gran parte de ellas inéditas. Destacan especialmente un sarcófago con una momia de ibis en su interior, una estatua en piedra del dios halcón Horus y una en forma
de esfinge del dios Amón que da la bienvenida al visitante.

Tradicionalmente, las momias de animales habían sido expuestas como meras curiosidades en los museos. A partir de la década de los noventa esto empezó a cambiar, gracias a las nuevas tecnologías de análisis no invasivo. La exposición incluye un documental que presenta los resultados obtenidos a partir del estudio radiológico realizado a las siete momias de animales conservadas en el Museu. Las conclusiones a las que permiten llegar las tomografías axiales revelan informaciones sorprendentes…  aunque les adelanto que el antiguo Egipto sigue aportando más misterios que certezas.

Hasta el 31 de diciembre de 2017

Horario:
Lunes a viernes de 10 a 14 y de 16 a 20h.
Sábado de 10h a 20h.
Domingo de 10h a 14h

Semana Santa y festivos: De lunes a sábado de 10h a 20h. Domingo de 10h a 14h.

Entrada General: 11 € (incluye visita a la exposición permanente)

Museu Egipci: València, 284. Barcelona (entre Pg. de Gràcia i Pau Clarís)

Entradas online-Museu Egipci

CICLO DE CONFERENCIAS VINCULADAS A LA EXPOSICIÓN
Precios y + información
Museu Egipci-Conferències

Jueves 11 de mayo 2017
De la naturaleza a lo divino. Las raíces de la sacralidad en el bestiario faraónico
A cargo de la Dra. Elvira D’Amicone

Jueves 25 de mayo 2017
Sarcófagos y momias sagrados del Museu Egipci de Barcelona
A cargo del Prof. Luis M. Gonzálvez

Jueves 8 de junio 2017
«Seth la montó como monta a un toro». La reproducción animal en el antiguo Egipto. La reproducción animal en el antiguo Egipto
A cargo del Dr. Marc Orriols i Llonch

Jueves 14 de septiembre 2017
Animales, guerra y ejército
A cargo del Dr. Javier Martínez Babón

Jueves 21 de septiembre 2017
El impacto social, económico, artístico y religioso de la fauna del Valle del Nilo entre las poblaciones predinátiscas del antiguo Egipto
A cargo de la Dra. Emma González Gil

Jueves 28 de septiembre 2017
El gato en el antiguo Egipto, ¿un animal sagrado?
A cargo de la Dra. Irena Cordón i Solà-Sagalés

 

exposicion-animales-egipto

"Entra en la comunidad de Galerias De Arte"
Un mail al mes (o máximo dos) con todas las novedades

Sobre Edi Kastas

Librepensador. Estado civil: Siniestro total. Estudios: poco cuajados.